Volver a la Tienda de Bebes Online - Formulario de Contacto

Sillas para el coche: Seguridad para los peques

Las sillas para el coche son un accesorio imprescindible para garantizar la seguridad de los más pequeños en todos los desplazamientos.

Si tienes niños o piensas tenerlos, no pases por alto estas recomendaciones. Con la nueva NORMATIVA ECE – R44/04, cualquier niño que no haya alcanzado 1´50 metros de estatura está obligado a viajar en coche con un sistema de retención infantil adecuado a su peso y talla.

Además la nueva normativa ECE-R44/04, que sustituye la anterior R44/03, es mucho más estricta en cuanto a los requisitos de homologación para los fabricantes de sillas para el coche, tronas de bebé o sillas gemelares.

Ahora se testan más unidades de sillas para el coche, y con mayor frecuencia durante el proceso de fabricación (el fabricante, sin embargo, tiene cuatro años ara adaptarse a esta nueva normativa).

Es conveniente no utilizar sillas para el coche, sillas gemelares o tronas de bebé de segunda mano, y utilizar todos los componentes originales de estos artículos.

¿Por qué es necesaria su utilización?

Las sillas para el coche garantizan el bienestar de los peques en todos los trayectos, sobre todo teniendo en cuenta que los accidentes de tráfico producen en los niños las lesiones más importantes y es una de las primeras causas de mortalidad infantil en los países desarrollados.

De hecho, según los datos de la DGT, cada año 1.000 pequeños pierden la vida en las carreteras europeas y 80.000 sufren algún tipo de lesión. Asimismo, un reciente estudio elaborado por la Universidad de Zaragoza a petición del RACE (Real Automóvil Club de España) ha advertido que en las carreteras españolas fallece un niño cada tres días.

Estas mismas investigaciones aseguran que se habrían evitado tres de cada cuatro de estas muertes y también nueve de cada diez lesiones si se hubieran utilizado los sistemas de retención infantil apropiados.

La ventaja más importante de las sillas para el coche es que ofrecen una excelente sujeción para el niño y evita que éste pueda salir despedido en caso de que se produzca una colisión, cumpliendo así la misma función que el cinturón de seguridad en los adultos. Pero para conseguir la máxima eficacia, estos dispositivos de retención deben instalarse de manera adecuada, siguiendo las instrucciones de cada fabricante.

En el caso de que las sillas para el coche hayan sufrido violentas tensiones después de un accidente, deben ser reemplazadas por unas nuevas. Si éstas no están siendo utilizadas por ningún niño es recomendable que estén fijadas con el cinturón de seguridad, para evitar que se desplacen en caso de accidente.

A la hora de adquirir sillas para el coche, hay que tener en cuenta ante todo el peso del niño. Por ello, los sistemas de retención infantil se clasifican en cinco grupos:

- Grupo 0: Desde el nacimiento hasta que pese diez kilos (aproximadamente durante los nueve primeros meses de vida), el bebé viajará en un cuco para recién nacido, es decir, un capazo rígido que se coloca en posición transversal y se engancha a los cinturones de seguridad; o en una silla-cesta ligeramente inclinada que se coloca en sentido contrario a la marcha del coche.

- Grupo 0+: Desde que nace hasta los 13 kilos de peso (el límite aproximado estaría en los 18 meses), el bebé usará una silla de seguridad que se ancla con el cinturón en sentido contrario a la marcha.

- Grupo I: Para niños de 9 a 18 kilos de peso (entre 9 meses y 4 años), se recomiendan sillas para el coche que se enganchen al cinturón de seguridad en el centro del asiento trasero.

- Grupo II: Niños con 15 y 25 kilos (de 3 a 6 años). En estas sillas para el coche, los niños viajarán con un cojín elevador con respaldo, que se coloca en la parte trasera mirando hacia delante, o con asientos con ajuste de cinturón, es decir, un conjunto de cojín y respaldo sin arneses propios, que utilizan el cinturón del vehículo ajustándolo a la altura necesaria.

- Grupo III: Para niños de 22 a 36 kilos de peso (en general, desde los 6 hasta los 12 años) hay un cojín elevador con regulación de altura, que permite acoplar el cinturón de seguridad del coche sobre la clavícula del pequeño.

En cualquier caso, la sillas para el coche deben instalarse de forma adecuada, de modo que queden bien sujetas a la estructura del vehículo, ya que, de lo contrario, no serían eficaces.

:: Inicio :: Volver a Información

www.bebeando.com (C) Tienda del bebé